Uno…uno de tantos

Hallaron al muerto de espaldas,

no quiso dar la cara,

andaba tendiendo espadas,

no quiso sino la nada,

le hallaron sin camisa,

sin rojo y sin sombras,

le volcaron el alma desde los pies,

le voltearon las tripas al alba.

 

Había perdido zapatos,

descalzo apedreaba sus pies,

de suelo en suelo, de uso en uso.

Él, se quedo en desuso.

 

Ya no llevaba pantalón,

ya no llevaba nada,

tampoco documentación,

desnudo se lo llevaron,

desnudo nos lo entregaron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s