Ti voglio bene

Te quiero.
Te quiero tanto que me niego a ser de ti y no de otro.
Te quiero a sabiendas de que tú a mí no, ni aunque amagues.
Te quiero de noche, con el canto del suburbio de Madrid.
Te quiero de día, con el llanto de la asfixia juvenil.

Te quiero.
Te quiero aunque mis lágrimas apaguen los fuegos que tú enciendes.
Te quiero aunque me hayas arrastrado y mis pies anden dañados.
Te quiero aunque en mí hayas tallado un sinfín de pena ajena a lo que era.
Te quiero aunque te hayas empeñado en que odiarte es el relevo.

Te quiero.
Te quiero como para dejarme coser a ti siendo la sombra de tu sombra.
Te quiero como para no dejarte de querer ni cuando el levante me lleve a otra costa.
Te quiero como para susurrarlo y que llegue hasta tu oído, a pesar de la distancia.
Te quiero como para que las venas que me nutren de ti se quiebren desgastadas por tu uso fraudulento.
Te quiero como para desgastar mi vida haciéndolo y subirme a tu tejado, a saltar.
Te quiero como para guardar un secreto en un papel, un papel en un cajón y que aparezca en tu memoria.
Te quiero como para emparedar mi voz allí y dejar de usar mis manos.

Te quiero,
Te quiero tanto, tanto te quiero,
Que acabo de dejar de quererte.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s