SERES DE TODOS LOS SERES QUE NOS POBLARON

Hemos escrito en las paredes los nombres de todos aquellos que fueron tierra en nuestras raíces, a base de mirar otros ojos hemos conseguido ver amor en los nuestros. Somos amor de tantos, que cuesta ser uno amando.

Las mariposas vuelan atrapadas en la alambrada de alguna frontera entre la razón y el miedo, han olvidado en algún nido al hombre que habitaba el palpitar que rugía libre en mi pecho.

Tu fuego, quemaba.
Mi hoguera, ardía.
No pudieron entenderse, y nos dejaron las cenizas.

 

Anuncios

Desconocidos

Tus puntos son las comas que me abrazan el pecho,
los bordes más austeros del acantilado con besos,
derivados de alguna raíz sin solución posible.

Allí, en la esquina donde se atrapan tus sueños,
allí, flotan en paz algunos de mis pensamientos.

Y en el perfil de tu mirada están las marcas,
que saben contener la peca que me falta.

Tres disparos, un fusil.

Diecisiete puñaladas llevo,
diecisiete entre mi pecho.
duelen el alma a maltrecho,
y el centeno por el hecho.

Una por cada fusil que te quedas,
tres por los disparos que no dejas,
diecisiete son las heridas,
los suspiros declarados.

Saca el arma y mutila,
a este pobre descarriado,
pobre de hambre,
pobre de enseres,
mendigo de todo,
Menos de vida.

Vida, que hoy me socavas.
Vida, que se me derrama.