Sapa y la tormenta de primavera

Aquí primavera, allí principio de un invierno.
Largo.
Hacemos de los trópicos lugares desiertos.
Arena.

Hubo tormenta en Sapa,
aviso de que tras ella llegaría la falsa calma.
La que ni lo fue, ni llegó.
-No, al menos, entre nosotros-.
Llovió tanto, tanto llovió,
que se encharcaron mis pulmones, -colapso
asiático-. (Como un atasco en Ho Chi Minh).
-nosotros-.

Siguió lloviendo,
hizo frío. Nevó aquí adentro.
Hubo humedades incurables.
Secretos a voces que se versaban en los ojos.

Tus labios midieron el peligro hasta que tropezamos.
-y nos caímos-.

Tras la tormenta llegó el beso, -nunca la calma-.
La revolución, -la piedra-. Y el tropiezo.
Tras la tormenta fuimos dos gotas que chocan antes de llegar al suelo, nos golpeamos, fuerte. -contra el asfalto-.

Tras la tormenta, llegó el silencio.

Tras la tormenta, llegó el invierno a Sapa.

https://youtu.be/BW9Fzwuf43c

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s