Pobreza energética

Hasta que te supe real pensaba que eras espectro, supuse que las subidas de tensión eran parte de tu aviso de llegada a este mundo. De vivos.
Pensaba que los cambios de temperatura eran sólo el final del verano, aunque fuese otoño y nos persiguiera el invierno.

Hasta que te vi temblar en aquel cuarto creí en los datos sobre pobreza energética y su clasismo social.

Ahora que me has hecho un poco más culto, que ya no me oculto. Sé que electrificas ciudades cuando tiemblas. Que eres tribu de hogueras y danzas desnuda en el baño.

Ahora que electrificas mi casa, desde el cuarto hasta el baño pasando por el pasillo y haciendo parada en la cocina.

Con ese temblor de “quiéreme más”,
con esa boca de “cómeme y termínatelo todo”,
con esas piernas de “vamos a abrazarnos el miedo”.

Ahora sé que yo siempre he sido un alpinista loco buscando tu cima, queriendo escalarte. Un suicida buscando LA OLA de Nazaré, un surfero sin traje de neopreno en una Antártida helada. Sin ti.
Uno que explora, que busca la selva virgen donde acampar a cuerpo en tierra. Una toma de contacto con la naturaleza. Contigo. Piel con hiel. Sin cordero.

Tú, eres vientre que arde en llamas, que pronuncia mi nombre.
En tus palpitaciones me llamo. Me quedo. He llegado a tu frontera a entregar mi pasaporte.

Para en tu milicia de lunares sentirme rodeado.
Para levantar las manos y entregarme, sin que suene el primer disparo.
Sin que caiga la primera bala.
– Te Quiero –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s