No a todo

No, te digo que no.
Que no te haces agua en mi boca.
Que no salivo de hambre de por ti.
Que no me cuelgan mariposas del estómago.
Que no hay polo opuesto entre dos que beben del mismo vaso.
Que huelo la mentira y tú hueles a ella.

Que a lo sumo,
yo me hago agua en tu boca,
tú salivas de hambre por mí,
las mariposas quedan libres de pecado,
y con el resto viceversa.
Y no, no voy a ser tu presa, ni tu alcaldesa.

Soy carne de sentimientos y me muevo por inercia.
Espero la razón más adecuada, la que te haga tropezarte en el camino, -conmigo-.

Y no, no vamos a follar hoy,
mañana seremos sexo,
ni sudores antídoto,
ni mentiras que adormecen.

Vamos a jugar, a mirarnos empujándole al deseo. Tú imaginas el botón de mi camisa desabrochándose en tus dedos,
yo mordiéndome el labio,
tú besando el mordisco y después,
yo cerrando la boca para abrirte los ojos.
Vamos a emparedar las ganas de hacerlo todo.
Vamos a dejar las faldas en su sitio, las manos en los bolsillos.

Vas a acariciar mi mejilla con esos ojos de derrota, como preso que apunta a un testigo. Para besarme la boca, con ausencia y unos ojos abiertos.

Con voluntad de ciego me vas a recorrer con tus manos, como alfarero y vas a llegar donde no llegaron los cuerdos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s