Paraísos

“Fue cuando comprobé qué murallas se quiebran con suspiros y que hay puertas al mar que se abren con palabras” – Rafael Alberti

<

p style=”padding-left:150px;”>En el edén no había “Evas” ni “Adanes”
más cabrones que holgazanes,
más sublimes prostitutas que hadas con batuta,
el pecado no era manzana, y la serpiente no mordía,

<

p style=”padding-left:150px;”>Encima de tu piel el aire,
debajo de la mía el tiempo,
las ganas de romperte por dentro,
de morder hasta el monte más alto de tu cuerpo.
De probar el sabor del sudor que no huele a exceso,
que se sabe a manjar y se huele a éxtasis en tu boca.

<

p style=”padding-left:150px;”>El botón que me abre paso al desquicie,
al saber sin pensar, al sentir sin respirar.

<

p style=”padding-left:150px;”>En el edén del salón de tus padres se aceleran las tormentas,
no llueve porque diluvia, y los cuerdos se quedan fuera,
porque en el salón de tus padres mordernos es como empezar el abecedario por la “z”.

Anuncios

2 comentarios en “Paraísos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s