Comprender

carril,-piedras,-colina,-blanco-y-negro-169727

Y llegan nuevos trenes que te llevan a estaciones diferentes pero igual de maravillosas

 

Hay historias que se cuentan con los ojos, de esas que se revuelven con los labios.

Girar la vista atrás en la cola de exiliados al pasado, sabiendo que éramos veraneantes de temporada en unas largas vacaciones en ese patio de butacas donde se representaba la historia que sería el tiempo vacuo y olvidado.

Hoy comprendo, que el dolor no se siente, depende mucho de la incertidumbre de uno mismo sobre el cuerpo del otro. Caer dentro de un pozo que no está inundado por tu piel. Un agujero sin la luz de tus ojos.

Porque hay historias que se cuentan en silencio, uno sabe lo que dice mientras otro asiente de costado. No hay mayor vertedero que el que abrazan mis caricias cuando se empeñan en recordar tus lunares, en puntearlos uno a uno con el filo del pecado y ver que no hay Casiopea que se apegue a otro cuerpo, que la Osa Mayor se perdió haciendo fundidos de sonrisas entre las hojas de un libro que se cerró de golpe y se convirtió en Osa Menor.

Hoy atiendo a la razón porque el corazón ya no galopa arrastrando mi cuerpo hacía una puerta que no es mía. Porque hay destinos que no nos pertenecen, porque hay inviernos que se hacen fríos y dependen del brasero que le pongan mis suspiros. Esos que se hospedaban en aquella cuenca de tu cara, en aquel montículo perdido de tu cuerpo.

Hay historias que no nos pertenecen hoy pero fueron nuestras no hace tanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s