El eco de tu voz

Hay una playa en el fin del mundo,
allá dónde no quedan segundos,
se expone todo sobre un muro,
ata a quién grita y lo deja mudo.

Hay un rincón de cielo,
transformado en playa de nada,
ocupando un trozo de silencio,
una calma que se apega a mis costillas.

De mi puerta a sus mares,
un suspiro y treinta pasos firmes,
un lamento si está triste,
un enfado si se brava,
y una inmensa sonrisa cuando me brillan sus días.

No hay otro lugar en el mundo,
que se sepa de memoria los pasitos a crecidas,
los amores a destiempo, y las noches a hurtadillas.

No hay en mi mente un banco, que no sea el de tus calles,
Son tus calles del Sur, siguen siendo del Sur,
las que abrigan cada resaca marinera.
Son tus días sin reloj, los que se cubren de paz y de amor.
Y da igual quien cambie el nombre, tu bautizo fue mucho antes.

Antes incluso de que llegáramos nosotros,
Antes incluso de ser tuya y tú mia.

 

A un lugar en el mundo donde el tiempo se para. Buti ’14

 

 

Anuncios

3 comentarios en “El eco de tu voz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s