Tempus

Abre la puerta de un soplo voluntario, no quiebres las ventanas, ni desbloquees tus huracanes. No hay dinero para tantos males.

Aúlla el lobo de tu voz un palmo por debajo de mi vestido, y se liman los dientes quienes no se comen la liebre paseándola como reliquia, en polvo comen sus venas, sin sangre caliente que derramar.

Agacha tu espíritu, no tuerzas a la derecha, gira hacía la izquierda y sigue recto hasta mis alas. Vuela suave sobre mi rumbo.

Y si decides dejar tus restos en mi rellano, asegura el paso que no has dado, porque detrás iré yo a limpiar las telarañas que ni has usado ni has llevado. La basura ya no cabe en este vertedero de insomnios pernoctados.

Quiere un tercio de lo que yo no te voy a contar, porque el cuarto que me sobra lo regalo a quien deje florecer una gota por un vaso, del sudor que no he dejado y he perdido paso a paso. Son lágrimas transformadas en misteriosas melodías, en susurros del pasado que se agotan por mañana, uno al dedo y te he quebrado. 

Decide si mientes o te miento, pero no me cuentes la mentira. Cállala y abdica en el silencio que merece la victoria de quien cree haber vencido.

No vence quien cree haberlo hecho,
Ni quien señala al vencido,
Sino quien calla al olvido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s