Ana

1540279_10152409082237660_7501639370109849858_o

¿Ana?¿Eres tú?

Ana nació pequeña, muy pequeña y rubia. Esas dos características la condicionaron de por vida, pues seguía siendo rubia y se sentía pequeña. Tal vez su pelo fue el condicionante de su pequeñez o tal vez su pequeñez fue el tormento de su rubio. Ella siempre se vio así misma como alguien incapaz de hacer algo grande, tal vez porque creyó que su tamaño no la dejaría llegar hasta la meta más alta, hasta la baldosa más lejana.
Puede que pensara que por su condición de rubia estaba destinada a ser una persona corriente y común. Pero no era así, Ana sabía hacer muchas cosas grandes y muchas cosas bien, su problema era que sus circunstancias la habían condicionado a no creer en ella. Y era difícil hacerla cambiar de opinión, porque además de rubia y pequeñita. Ana era testaruda, terca como una mula y a veces incontrolable. Pero sabía hacerse querer y eso es algo que no todo el mundo es capaz de hacer, querer. Por encima de todo, ella amaba lo que la rodeaba y amaba lo que hacía, aunque su cara musitara lo contrario.

Creaba sombras de la nada, hacía piruetas en el aire sin tela de protección, y era valiente. Siempre hablaba del miedo, nunca de la valentía. Pero yo creía en ella. Cortaba papeles y los convertía en sueños, en fantasías, en princesas que esperaban a su príncipe, que sin sapos no venía. En tormentas que amainaban después de tres días de truenos y rayos, de relámpagos que partían corazones y corazones que volaban hacía el viento.

Ana creció siendo rubia y pequeña, a pesar del empeño de su madre en hacerla creerse grande. Pero así es como ella se veía.

Pero es que Ana no sabía cuánto deslumbraba su pelo largo y rubio al bailar con los rayos del sol que atravesaban Milán para hacerla brillar. Tampoco sabía cómo al mirarla la gente veía delfines en sus ojos, nadando entre sus mares. No tenía ni la remota idea de que la gente nunca la vio pequeña y siempre la miraron desde abajo, porque era inmensa en un mundo volcado al contrario. En un mundo vacío de sueños y relleno de ideas mediocres. Mediocre era otra palabra que Ana usaba mucho, ella pensaba que nunca sería la mejor en nada, sólo una más del montón… y claro, lo que ella no sabía es que no todo es mediocre, a veces las cosas no son doradas, sólo son medio ocres y cuando las pules un poco consigues sacar el brillo que a veces la tristeza esconde y vuelve el dorado a su monte.

Un día alguien llamó a Ana, había pasado tantos años entre papeles y tijeras, que se había olvidado de cortarse la melena y enredada en un suspiro le hizo escalera al destino que sin saber cómo ni cuándo se la trajo de puntillas al filo más filo del mundo y le dio lo que soñaba, un castillo sin balcones y una torre sin barrotes. Y voló… tardó, pero voló. Todo esto Ana todavía no lo sabe porque no ha pasado, esto es el futuro condensado en el presente. Un adelanto pequeño de lo que Ana no sabe y yo le guardo. Yo soy la vida, soy el agua que recorre sus mejillas, el sudor que la ampara en nerviosismo y el miedo que la recorre sin sabiduría. Pero, soy lo más valioso que ella posee, su valentía.

El teléfono sonó, Ana contestó… y alguien le dijo lo impresionado que estaba con eso que hacía, con la mezcla de sabores que dejaban sus colores y sus mezclas de sentido, su estilo personal e indirecto, con un toque de humor del bueno, del negro puro. Le dijo que creía en ella.
Ana, respiro profundo, encogió sus pequeños labios y mientras esbozaba una sonrisa dos lágrimas le cruzaron el rostro, serpentearon dulces sus mejillas y le colgaron de un dedo, el mismo con el que colgó su teléfono.

Ana se sintió grande y yo tenía trabajo de nuevo.

Fdo: tu coraje y valentía.

A Ana, para que nunca olvide lo grande que es y lo gigante que yo la veo.
Para que si alguna vez se le olvida, vuelva a esta página y sea yo quien se lo recuerde.

Anuncios

3 comentarios en “Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s